domingo, 17 de abril de 2011

A veces.

Creía que no llegaría pero llegó y con ese adiós se rompió en trozos mi corazón porque sabes que te quise y te di todo lo que tenía y tú sabías que si me mirabas me estabas dando la vida. ¿Por qué has sido tan cruel? Creo que nunca lo sabré.
Te di toda mi vida y a cambio recibí mentiras y ahora qué puedo hacer yo, si no te puedo tener.
Me siento como una ave que escapó de su guarida y ahora se siente perdida. Perdida sin ti.
Re-pensar  Re-ordenar Re-considerar Re-hacer RE- VIVIR

4 comentarios:

  1. esas palabras me rompen el corazon... en serio, son decorazonadoras, la tristeza por la perdida de alguien es conjuntamente con la alegria la clave de la vida, pero quiza a la ave le queden los recuerdos del viaje para volver a su jaula

    ResponderEliminar
  2. Sí, los recuerdos de lo vivido quedan siempre ahí, lo buenos, porque los malos no sirven para nada :)
    Un Saludo y gracias :)

    ResponderEliminar