miércoles, 22 de junio de 2011

Lo sabes ya :)

Todo blanco o todo negro, la cara o la cruz de la moneda, el bueno o el malo, la alegría o la tristeza, momentos de gozo o penurias, emociones que varían en segundos, o contradicciones que llevan a sentirte tan extasiada y feliz pero indiferente y descontenta con el momento que vives, con tu situación, con todas las circustancias y sensaciones que experimentas cada día que transcurres, cada día que sientes por momentos que has perdido, que no puedes soportar más porque sinceramente tu paciencia o capacidad de superación ante la adversidad impuesta es nula, y no hay más de donde sacar, no existe más valor que emplear, ni más sonrisas que plasmar, no hay nada.
Sin embargo, siempre aparece algo, por negro que parezca el panorama, se puede ver algo positivo al fondo, algo que todo lo sacia y aunque sea mínimo, cualquier mísero detalle es capaz de llenar todos tus momentos difíciles, por cuantiosos sean, algo emerge y produce ese impulso que hace posible que levantes de esa cama con la almohada empapada y cansada de verte llorar sin cesar esa noche, salir al exterior que tanto te cuesta esas mañanas y poder demostrarle al mundo que no eres un ser más que te rindes, sino que por mal que puedas estar, sabes seguir, y sabes a pesar de todo lo que llevas dentro, aguantar cómo te ensucian, cómo te defraudan o cómo te utilizan, pero sin dudarlo, estás ante todo para buscar la sonrisa del adversario, de aquel que ayer en vez de ayuda te ofreció rencor y que tú sin ánimo de lucro, estás dispuesto a no ofrecer lo mismo, a no demostrar tu repugancia y tu egoísmo, sino tu tolerancia, madurez y comprensión, y es que ahora, ahogarse en un vaso medio vacío es muy común, ahogarse tras un amor de adolescencia, tras una discusión infantil o sin motivo que no requieren importancia, sin haber vivido aún la pérdida de un pedazo valioso que forma parte de ti, o ver pasar la vida sin tener otra oportunidad para enmendar ese error que lamentas cada día. Y es que siempre, puedes mejorar, y dar a conocer que no utilizas ese cinismo e hipocresía habituales, y utilizar cada día para ser algo mejor que ayer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario